Ruta del Gigante de Valle Estrecho, leyenda y paisaje

Pocas rutas habrá tan agradecidas y accesibles en la Montaña Palentina. En poco más de dos kilómetros encontramos dos miradores y unas vistas incomparables en el corazón de la Ruta de los Pantanos

Si a esto le añadimos desniveles apenas reseñables que permiten cubrir el recorrido cómodamente en dos horas y un camino perfectamente señalizado y sin complicaciones, encontramos en la senda del Gigante un paseo fácil, apto para realizar con niños.

La leyenda del gigante

Este trazado debe su nombre, como otros muchos, a una leyenda derivada de las caprichosas formas de las montañas cercanas. En este caso, se cuenta que la hija de un gigante que vivía en San Martín de los Herreros se las veía y se las deseaba para encontrar pretendiente por el temor que inspiraba su padre, que si ya era de trato complicado, como suegro debía de dar más miedo que un nublado. Aunque ella lampaba por irse, el padre no la dejaba marchar. Después de varios intentos infructuosos de fuga, la niña, que tampoco tenía una idea buena, drogó al padre con una pócima hecha con plantas e hizo que cayera dormido como un choto con dos madres. Aprovechó entonces para salir en dirección de Tierra de Campos a través de Peña Redonda.

El gigante, que tenía muy mal despertar, se lo tomó a las bravas. Sus gritos, cuentan, provocaron desprendimientos y asustaron a las fieras del valle. Viendo que había perdido a su hija para siempre, porque poco tardó en echarse novio, cayó en una tremenda melancolía y se tiró al monte donde, una tarde, se quedó dormido y ahí sigue para quien lo pueda adivinar entre los perfiles de las montañas. La leyenda también cuenta que las lágrimas del gigante siguen manando en la Fuente Deshondonada.

Mapa de la ruta desde el aparcamiento de la P-210

Con estos precedentes, emprendemos camino desde el kilómetro 15 de la P-210, a media hora en coche de Tardes al Sol, donde se encuentra un aparcamiento a pie de carretera. Los primeros 500 metros de la pista suponen prácticamente el único repecho que nos encontraremos en todo el recorrido.

Una vez superado, el camino se bifurca. En realidad, el trazado lineal incluye una especie de isleta en medio. Aunque no hay pérdida posible, recomendamos tomar el camino de la derecha (dejando la isleta a la izquierda) para encaminarnos al primer mirador, a la vuelta podemos escoger el camino más bajo. Si en este primer tramo ya hemos podido disfrutar de un paisaje espectacular, el Mirador de Peñalbilla nos ofrece una vista incomparable de Peña Redonda y, a su pie, el pueblo de Rebanal de las Llantas.

Seguimos el camino y pasamos una zona de praderas. Si hay que poner un pero a esta ruta, es la del hecho de que discurra por cresta, de tal forma que el camino puede quedar expuesto a los elementos, especialmente al viento. Tuvimos la suerte de contar con un día inmejorable pero no está de más llevar en el equipo algo de abrigo, especialmente en otoño e invierno.

El gigante sigue ahí dormido para quien lo pueda adivinar entre los perfiles de las montañas; también cuenta la leyenda que sus lágrimas siguen manando en la Fuente Deshondonada

No tardaremos en llegar al Mirador de Caldacio donde finaliza la ruta y podremos disfrutar de una panorámica que incluye Peña Redonda, los embalses de Ruesga y Requejada, el Valdecebollas, el Pico Tresmares… en fin, una vista más que completa de la Montaña Palentina. También se encuentra ahí, cerca de Peña Redonda, entre Peña Urtejas y Collado Urtejas, la figura del gigante que, aún dormido, sigue llorando la pérdida de su hija.

El panel interpretativo alude a la despoblación del territorio cuando dedica la senda a los padres de la Montaña Palentina que sintieron lo mismo que el gigante cuando vieron partir a sus hijos.

Ya solo nos quedaría tomar el camino de vuelta en dirección a la imponente Peña de Santa Lucía que durante todo el recorrido hemos dejado a nuestras espaldas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar